14 Signos Muy Tempranos De Embarazo

¿Crees que puedes estar embarazada? Consulta estos primeros síntomas de embarazo que pueden aparecer una semana antes de la falta de menstruación. Si ya has experimentado algunos de ellos, puede que sea el momento de ir a la farmacia a buscar una prueba de embarazo o de concertar una cita con tu ginecólogo.

Pechos Doloridos

Tus pechos pueden estar más sensibles desde una o dos semanas después de la concepción. Al principio del embarazo se producen tantos estrógenos y progesterona que las glándulas de los pechos empiezan a crecer, explican los ginecólogos. Este aumento hormonal hace que los pechos retengan más líquidos y se sientan pesados, doloridos y/o más sensibles que la sensibilidad normal del síndrome premenstrual.

Calambres y Dolores de Espalda

Muchas mujeres confunden estos signos tempranos del embarazo con los síntomas premenstruales, pero en realidad son causados por los cambios hormonales y el crecimiento del útero. Alrededor del 30% de las mujeres experimentan calambres después de la concepción. Estos se desencadenan por la implantación – cuando el óvulo fertilizado se adhiere a la pared uterina. Es posible que tu útero se esté estirando un poco ahora (de ahí los calambres) para prepararse para su enorme expansión durante los próximos nueve meses.

Sangrado de Implantación

Cuando el óvulo fecundado se implanta en el revestimiento del útero, entre seis y doce días después de la concepción, puede producirse un ligero sangrado vaginal. Podrías confundir este “sangrado de implantación” con la regla, pero generalmente es más ligero que la menstruación y de color marrón o rosa (en lugar de rojo).

Aunque este signo tan temprano del embarazo es inofensivo, siempre debes informar a tu médico si crees que estás embarazada, para que pueda descartar otras causas de sangrado. En el primer trimestre, las hemorragias deben evaluarse para tres cosas en particular: un aborto espontáneo, un embarazo ectópico o ciertos tipos de infecciones. La hemorragia por implantación es una especie de diagnóstico de exclusión. Eso significa que descartamos las cosas malas antes de determinar que se trata de esto.

Fatiga

Durante las primeras semanas, tu cuerpo está trabajando las 24 horas del día para apoyar el embarazo, y la fatiga es una respuesta normal. La progesterona extra producida después de la concepción hace que tu temperatura corporal basal aumente, lo que a su vez contribuye a la falta de energía. El corazón también bombea más rápido, ya que tiene que llevar oxígeno adicional al útero; esto también puede hacer que te sientas agotada.

Entonces, ¿qué debes hacer? Toma vitaminas prenatales desde el principio, sigue una dieta saludable, bebe mucho líquido para mantener la tensión arterial lo suficientemente alta y descansa siempre que puedas.

Los Pezones del Embarazo

¿Tus pezones se ven más oscuros estos días? Las hormonas del embarazo también afectan a la actividad de los melanocitos, o células de los pezones responsables de su color. Es posible que las mujeres de complexión más oscura no lo noten hasta más adelante en el embarazo, es decir, alrededor de las 10 semanas.

Náuseas

Mientras que las náuseas matutinas, que afectan hasta el 85 por ciento de todos los embarazos, probablemente no atacarán hasta dentro de unas semanas, algunas mujeres pueden experimentar un mareo más sutil como un síntoma temprano del embarazo. Esto puede empezar tan pronto como dos semanas después de la concepción.

La progesterona hace que muchas cosas se ralenticen. Esto incluye los procesos digestivos, que a veces provocan estreñimiento o indigestión. Dado que el estómago no se vacía tan rápido como lo hace normalmente, piensa que hay demasiadas cosas ahí dentro y quiere purgarse de alguna manera, ya sea en el intestino o por la boca. Las náuseas también están relacionadas con la gonadotropina coriónica humana (hCG). Hormona que puede detectarse en la sangre o la orina de la madre incluso antes de la falta de la regla. Cuanto más alto sea el nivel de hCG (como en el caso de los gemelos), más náuseas puedes sentir.

Hinchazón

¿No te puedes subir la cremallera de esos vaqueros ajustados? Los niveles elevados de progesterona ralentizan tu tracto digestivo y pueden hacer que tu barriga se sienta más hinchada de lo habitual. (Esto también ocurre durante el síndrome premenstrual, pero la hinchazón se detiene cuando llega el periodo, lo que hace que los niveles de progesterona caigan en picada). Si la hinchazón no desaparece -y el periodo no llega-, empieza a contactar a tu medico de cabecera.

Orinar con Frecuencia

Podrías pensar que la micción frecuente llega más tarde, cuando el bebé presiona tu vejiga, pero el aumento de las idas al baño a veces comienza temprano. El útero hinchado no sólo puede ejercer presión sobre la vejiga, sino que el flujo de sangre adicional a los riñones (que comienza enseguida) también hace que éstos produzcan más orina. No hay mucho que hacer ante este signo temprano del embarazo, a menos que la micción frecuente vaya acompañada de ardor, urgencia u otros signos de infección. (Si es así, avisa a tu médico.) No reduzcas la ingesta de líquidos.

semanas de embarazo

Antojos de Comida

En este punto, es más probable que te apetezca un bagel gigante que pepinillos o Rocky Road. Tu cuerpo extenuado puede demandar carbohidratos adicionales ahora porque se metabolizan fácilmente, lo que ayuda a mantener los niveles de energía.

Dolores de Cabeza

El aumento del volumen sanguíneo puede desencadenar frecuentes pero leves dolores de cabeza por tensión como un signo temprano del embarazo. Estos dolores de cabeza también pueden ocurrir si no estás bebiendo suficientes líquidos o si tienes anemia, así que asegúrate de hacerte un análisis de sangre para descartar esto último.

Las buenas noticias: Las migrañas son menos frecuentes a medida que avanza el embarazo. Las fluctuaciones hormonales tienden a empeorar los dolores de cabeza, y los niveles de estrógeno son más estables durante el embarazo.

Estreñimiento

¿Es el estreñimiento un signo de embarazo temprano? Seguro que sí. Las mismas hormonas responsables de la hinchazón también están detrás de tus problemas para ir al baño. Como tu tracto digestivo se está ralentizando, la comida no pasa tan rápido. Este síntoma de la primera etapa del embarazo probablemente aumentará aún más (lo siento) a medida que avance el embarazo.

Cambios de Humor

¿Te encuentras llorando por un episodio de tu serie preferida o rabiando porque el chico de Verizon no puede venir hasta el martes? A medida que los niveles de las hormonas hCG aumentan, estás sintiendo cantidades masivas de fatiga, lo que te hace más propenso al mal humor. Y no olvides esa combinación estelar de dolores de cabeza, hinchazón, estreñimiento y dolor en los senos, ¿necesitamos decir más?

Temperatura Corporal Basal

La medición de la temperatura corporal basal (TCB) -tu temperatura a primera hora de la mañana- puede indicar cuándo estás ovulando. La temperatura se eleva aproximadamente medio grado cuando se libera un óvulo, y permanece elevada hasta que te viene la regla. Por lo tanto, si observas la TCB y notas que no ha disminuido en más de dos semanas, puede significar que tienes un bebé en camino. Para que lo sepas, necesitarás un termómetro basal digital especial; es más preciso que los termómetros normales para medir la fiebre.

Molestias en la Nariz

Las narices sangrantes, la congestión y el goteo postnasal son comunes en el embarazo, y todos están relacionados con las mismas dos causas. El aumento del volumen sanguíneo ejerce más presión sobre vasos delicados como los de la nariz, pero las hormonas también tienen la culpa.

El estrógeno, en particular, puede hacer que los vasos sanguíneos se dilaten, lo que contribuye a la hinchazón de las membranas mucosas de la nariz. Por suerte, gran parte de las molestias pueden aliviarse con un simple spray salino, y deberían resolverse poco después del parto.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *